diumenge, 11 de juliol de 2010

L'indepententisme a la 'Catalunya real'

Aquest cap de setmana coincideixen dos esdeveniments que mostren la complexitat del nostre país en temes identitaris i de sentiment de pertinença. Ahir es manifestaren més d'1 milió de persones reivindicant l'autodeterminació del poble català - Som una nació, nosaltres decidim -, la major part dels quals favorables a iniciar un procés desacomplexat d'independència.

Avui mateix, moltes catalanes i catalans estaran vibrant amb 'la Roja', desitjant que guanyi el Mundial de Sudàfrica. Ramon de España ens deia fa pocs dies que amb la selecció de futbol molts han fet 'sortir de l'armari' la seva espanyolitat a Catalunya, la que ell anomena la 'Cataluna real'. Es pot argumentar que la raó és que hi ha molts jugadors del Barça o que aquesta selecció és més 'simpàtica', però el cert és que molts catalans se senten espanyols sense cap tipus de complexe. I sinó només cal fer un cop d'ull a les enquestes del CEO.

Com hem d'interpretar aquesta dualitat? Una creixent polarització de la societat catalana o un comportament esquizofrènic? El cert és que una gran part de catalans conviuen de manera més o menys natural amb un doble sentiment de pertinença. Com a exemple, sense grans profunditats analítiques però molt il·lustratiu, la columna de Martina Klein d'ahir a LVG.

En tot cas, i sense necessitat de comparar xifres per veure què genera el suport més majoritari, si que crec que en podem extreure algunes consideracions d'interès:

1. Potser seria equivocat dir que el sentiment identitari a Catalunya s'està polaritzant. Però si que el catalanisme està decantant-se cap a un independentisme desacomplexat com a alternativa realista i allunyada de la mera utopia. Els posicionaments 'tebis' són més insostenibles que ho eren fa 5 anys.

2. Aquest creixent moviment independentista creixent necessita referents polítics clars, creïbles i generosos. Clars en el compromís amb la via autodeterminista. Creïbles per a poder donar resposta als compromisos adquirits amb la ciutadania. I generosos per a poder primar les estratègies de país al tacticisme de partit. Crec que molta gent també demanava això ahir. Crec fermament que Esquerra presenta les millors capacitats per a liderar aquesta nova manera de fer política.

3. I si volem que el projecte d'una Catalunya independent sigui realment majoritari hem de guanyar-nos nous suports i complicitats: no presentar-lo com a incompatible amb un sentiment d'identitat espanyol (o d'altres). I això no passa per ser més moderats en plantejaments. Simplement passa per reforçar un misssatge inclusiu, de Catalunya com a projecte de futur on hi càpiga tothom - parli la llengua que parli, tinguin vinculacions familiars i sentimentals amb Màlaga, Ponferrada o Cali -.

4 comentaris:

Anònim ha dit...

Por favor, a muchos castellano-hablantes nos gustaría leer este post. ¿Es posible colocar una versión en castellano?
gracias

Albert Castellanos ha dit...

ok, en unos minutos la entrada en castellano!

Pedro J. Abadía ha dit...

(este "comentario" la escribiré en castellano dado que hay lectores que lo piden... por si les interesa).

Una de las premisas del independentismo es la asunción de que "solos" estaremos mejor que con el resto de España. Hablamos de "derecho a decidir", y cuando tenemos ocasión de influir en la política nacional DENTRO de los gobiernos, nuestros representantes se niegan y se acogen a los acuerdos puntuales. Es decir... NO quieren formar parte de la solución... pero sí acusarán al gobierno central de lo que no va bien.

Pues a mí sigue sin convencerme la Independencia. Como bien dices, sentirse catalán no significa no sentirse español, y enorgullecerse de sus triunfos, y avergonzarse de sus vergüenzas. Es formar parte de algo más grande, con sus pros y sus contras.

Cuando Cataluña se niega a influir en España, o a convencer al resto de españoles, de que es una buena influencia para España... es normal que nos miren de esa manera (que tan poco nos gusta), y que nosotros nos sintamos incomprendidos... ¡¡pero si es que son unos inútiles!!

Hablando de temas económicos, políticos y sociales, yo, como individuo, y tantos otros, puedo llegar a la comprensión y el acuerdo con otros individuos del resto del Estado, sean madrileños, vascos, andaluces, canarios o gallegos, por irnos a los extremos... porque buena parte de las reclamaciones tienen sentido. Lo que no entienden es que el mensaje que pasamos es que nos negamos a ser parte de España... porque ESE es el mensaje que pasan nuestros políticos catalanes.

Si hay un problema de comprensión... que lo digan. Pero que no se quejen si ponen la fe en la aprobación del Estatuto en manos del mentiroso ZP. Si había que cambiar algo, es la Constitución... y antes de eso, llegar a acuerdos con todas las fuerzas... y no andar pidiendo, y exigiendo... y olvidándose en buena medida de lo que es la gestión del país.

Por otro lado... del millón de manifestantes, me pregunto cuántos se hacen una idea de los costes de la independencia...
1) De la selección española te olvidas.
2) De los grandes proyectos (Que no se hacen porque no se consiguen en Madrid), te olvidas también
3) De los beneficios de ser Español, te olvidas también
4) De los impuesstos, NO te olvidas, porque estos políticos nuestros se sienten "alemanes"... y a por esas tasas de impuestos irán. Y supongo que nadie me negará que el afán recaudatorio de nuestro pequeño gobierno catalán es repulsivo.
5) De ciertas garantías de futuro, también te olvidas... como que tus hijos aprendan castellano en la escuela, a menos que sean miembros del gobierno, claro.

Sin duda podemos ser una mini-Holanda (mini, porque somos un 50% más pequeños... y en el tema país, el tamaño cuenta)... pero me veo más siendo una Eslovaquia o Dinamarca.

La independencia, para mí, sería una señal de fracaso. Y, después de 500 años de historia política común (y bastantes más de compartir España, o Hispania... porque los lazos comunes vienen de bastante antes) los mayores exponentes de ese fracaso serían nuestros políticos... y quienes los han elegido.

Muy poco ambicioso hay que ser para pensar que no se puede mejorar España, siendo parte de ella... si es que verdaderamente nos creemos que el problema de Cataluña es España.

Anònim ha dit...

Muchas gracias por haber traducido el texto para los castellano-hablantes como yo. Es muy interesante.
Mi opinión sobre el tema es que tanto en la prensa catalana como en la prensa de Madrid se fomenta sin lugar a dudas el enfrentamiento y la incomprensión entre las dos partes en "conflicto". No sé que intereses hay, pero desde ningún lado se ve un espíritu constructivo, de debate, o con intención de llegar a un acuerdo.
Mal que pese a los catalanes, el PP está en su derecho de recurrir al constitucional un estatuto que, sin duda, tiene partes inconstitucionales respecto a la Constitución española vigente.
Creo que sí, lo que ha tumbado el constitucional lo ha hecho correctamente con arreglo a la presente Carta Magna.
Se necesita una nueva Constitución que responda a las necesidades del presente. A partir de ahí, es de donde deberíamos comenzar a elaborar estatutos y definir las relaciones entre comunidades y el estado central, si es que queremos que continúe existiendo.
En mi opinión, lo más justo sería que todas las comunidades tuvieran el mismo estatuto.
Pero en fin, lo primero sería construir un clima de entendimiento y de debate y no de continua crispación que cansa y da pena.